El arquitecto indio, a sus 90 años se convierte en el arquitecto más anciano en ser reconocido con el galardón internacional Premio Pritzker de Arquitectura 2018. Blakrishna Doshi pone por encima de la identidad a la responsabilidad de la arquitectura. Se premia a la arquitectura sin egos, con trabajo en equipo y con maestría.

Tras una trayectoria centrada en la importancia de una arquitectura basada en la sostenibilidad y reivindicando el valor de lo local, con sus obras, el arquitecto indio ha conseguido poner claramente de manifiesto que la arquitectura debe estar al servicio de la sociedad, y que pensarla desde la tradición provoca modernidad. Porque tradición es estilo de vida.

Pritzker 2018

Balkrishna Doshi, Pritzker 2018

Como citan en el diario El País sobre el anuncio del reconocimiento más reputado de Arquitectura internacional, para Doshi “el diseño convierte los refugios en viviendas”, y es éste enfoque humanista el que en gran parte le ha hecho merecedor del galardón. Su visión es holística y arquitectura va implícitamente ligada a paisajismo y urbanismo.

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

New Call-to-action

La aplicación de criterios de sostenibilidad en la elección de los materiales y las formas en que la cultura local afecta la interpretación que el arquitecto hace de cada uno de sus proyectos, ha logrado que la modernidad sea un factor presente en su obra partiendo de las tradiciones que existen en cada uno de los puntos donde se han edificado sus propuestas. Dos de sus grandes referencias con las que ha mantenido relación son Le Corbusier – “su gurú” para quien trabajó durante cuatro años desde Francia y participó en construcciones en la India- y Louis Kahn, -arquitecto que causó un gran impacto emocional tras llevar su arquitectura de dignidad y monumentalidad a la India y morir de súbito al regreso de una de sus visitas de obra en un aeropuerto americano-. De ellos aprendió sobre la depuración de la arquitectura y el lenguaje moderno con hormigón, y ellos aprendieron de Balkrishna Doshi. Cuando Louis Kahn fue advertido por su parte de la importancia de las brisas del suroeste, Kahn giró el proyecto del Institute of Management 45 grados para que pudiera pasar el aire.

Desde los Premios Pritzker, que el año pasado recibió el estudio  RCR, se han realizado una serie de audiovisuales que dan testimonio de su forma de pensar y a continuación se puede ver un trailer:

Aprovechando las corrientes, estudiando las dimensiones de los patios, de las calles, de los entramados… como Oscar Niemeyer o Luis Barragan, Balkrishna Doshi se basa en la tradición para comprender los lugares y las necesidades de la arquitectura local, y desde ese punto de partida, estos maestros han construido con una visión moderna que no entiende hacerse sin criterios de sostenibilidad para el bienestar.

También hay un aspecto cultural que se hace fundamental para entender la proeza de esta trayectoria, y es la necesidad de fomentar una arquitectura con raíces locales tras la época de colonialismo en la India, sin perder de vista la internacionalización y el mundo global que se mueve con ciertos lenguajes y vanguardias. Doshi ha sido reconocido también por su labor educativa con la arquitectura, enseñando cómo hacerla realidad desde los recursos disponibles.

Entre los más de cien barrios y edificios proyectados, uno de los más destacados de Doshi resulta su propio estudio, Sangath, construido en Ahmedabad en 1980. Su nombre significa “moviéndonos juntos”, y funciona como escuela y despacho a la vez. Sus formas abovedadas o ‘bóvedas semienterradas’ y espacios intermedios entre las estancias son toda una muestra del sello de su arquitectura.

Pritzker

Estudio Sangath, de Doshi, 1980 Ahmedabad, India. Photo courtesy of VSF

Management Institute de Bangalore: un ejercicio de integración con el paisaje natural, donde el espíritu de la Silicon Balley de la India es verde y natural.

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

New Call-to-action

Teatro Tagore (Ahmedabad, 1967): Este inmueble, uno de los más expresivos de Doshi, demuestra como supo interpretar el brutalismo en arquitectura desde la tradición, puesto que buscó potenciar el mensaje de los edificios de hormigón, desde la tradición local en lugar de copiando o asimilando formas foráneas.

Pritzker 2018

Teatro Tagore, Balkrishna Doshi, Pritzker 2018. Photo courtesy of VSF

Viviendas sociales Atira (Ahmedabad, 1958 ): Uno de sus primeros proyectos en el que se muestra la intención de depurar el lenguaje de su arquitectura con una mirada a Le Corbusier, mientras presta una especial atención a aquello que en la ciudad resultan retos sociales.

Viviendas para los trabajadores de Life Insurance Corporation LIC (Ahmedabad,1973). Como sucede en la evolución de las ciudades que se industrializaron, en Ahmedabed fue necesaria la construcción de edificios y barrios enteros para los trabajadores. El espacio público es uno de los diseños clave para el bienestar de sus ciudadanos que se se suelen amontonar en los barrios obreros, y uno de los cometidos de responsabilidad defendidos por el arquitecto.

Pritzker

Life Insurance Corporation Housing 1973
Ahmedabad, India. Photo courtesy of VSF

La Casa Kamala es la vivienda de Doshi en Ahmedabad (1958): Muestra un ejercicio de control de la luz solar a través de zonas donde se protege de su exceso mientras que en otras permite que se filtre para aprovechar de forma inteligente y agradable la luz natural.

Facultad de Estudios tecnológicos y medioambientales CEPT (Ahmedabad, 1962). En otro ejercicio de buscar las bondades de la sombra y la luz, el edificio universitario es manifiesto del aprendizaje con Le Corbusier para el uso del hormigón.

 

También te recomendamos la lectura de esta guía gratuita en PDF para seguir leyendo sobre este tema:

New Call-to-action

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar