Hasta hace algo más de una década, hablar de papel pintado nos retrotraía a claustrofóbicas salas en casa de las abuelitas o a imposibles ilusiones ópticas y estampados sacados de una peli de los 70. La década pasada vivió un auténtico renacer de estos revestimientos, con una modernización de sus estampados y colaboraciones “de autor” con famosos diseñadores e ilustradores con interesantes propuestas de wallpapers de paisajes. El renacer de este material no debe sorprendernos, es una forma sencilla y más o menos económica de renovar un interior.

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

New Call-to-action

 

Las aplicaciones contemporáneas, además, lejos de cubrir todas las paredes de una habitación, buscan poner el acento en una de ellas, imprimiéndole carácter o designado un determinado uso (cabezal de cama en un dormitorio, como fondo a una pieza de mobiliario destacada o, simplemente, sustituyendo cualquier otro tipo de decoración).

Las firmas de papel pintado, atentos a estas oportunidades que les brindaba el mercado de nuevo, se apresuraron a actualizar sus catálogos, buscar nuevos creativos que dieran un toque moderno a sus referencias y, en algunos casos, revitalizar algunos de sus diseños clásicos.

Entre las firmas que han triunfado en esa aventura de recobrar su relevancia, destaca la marca francesa de Gournay, que además de diseñar y producir exquisitos papeles pintados, crea lujosas telas y objetos decorativos de porcelana. La marca está especializada en papeles pintados que, inspirándose en motivos clásicos de los siglos XVIII y XIX, ha creado un catálogo lujoso y exuberante, pero de gran modernidad.

Diferentes estilos de wallpapers

De Gournay parte de estilo clásicos para presentar distintas colecciones. Así en Chinoiserie presenta estampados de inspiración Orientalista, con una visión de lo exótico de otra época: es decir, estampados florales, aves exóticas y otros motivos propios de los textiles asiáticos tradicionales. Lo mismo sucede con los papeles de inspiración Japonesa y Coreana, donde predominan los peces, nenúfares y almendros en flor, propios de los jardines japoneses. Otras propuestas incluyen estampados tradicionales en este soporte y bajo la línea “ecléctica” presenta los patterns más modernos, firmados por creativos, diseñadores y celebrities. Una propuesta interesante, que también desarrollan otras firmas, son las panorámicas: se trata de papeles pintados que, en lugar de repetir un mismo estampado, reproducen una escena que cubre totalmente la pared.

Atención al detalle y colaboraciones de moda con wallpapers de paisajes

Los papeles de la firma francesa están confeccionados de forma artesanal, algunos incluso pintados a mano siguiendo no solo los motivos, sino las técnicas de los papeles del siglo XVIII.  Este mimo en los detalles, hace que cada papel sea casi un pieza única. Ese apego a las técnicas tradicionales no está reñido con la modernidad. De Gournay ha realizado interesantes colaboraciones que dotan de actualidad a sus productos. Y son de lo más diverso, desde una glamourosa edición junto a la modelo Kate Moss o la firma de Lauren Santo Domingo, Moda Operandi, o Aquazzurra, pasando por los almacenes Harrod’s. Estas colaboraciones que llaman la atención de prensa especializada y revistas de moda por igual conviven en el catálogo con creaciones con estudios y diseñadores como los portugueses Oitoemponto o Ken Fulk.

Sobre estas líneas: imagen del restaurante Zela (Ibiza) diseñado por Studio Gronda, que muestra un uso preciso del papel pintado en formato panorama, que materializa el motivo del sudeste asiático que rige este espacio (papel pintado de la firma francesa Ananbô).  

 

Algunas claves para introducir el papel pintado en un proyecto:

  • Si el papel tiene estampados, podemos complementarlos utilizando este recurso en otros puntos de la habitación (en textiles, por ejemplo). Eso sí, no hace falta que todo combine a la perfección, pero deben armonizar.
  • No conviene ser tímido con este recurso. Los papeles que mejor funcionan son aquellos más elaborados y coloridos.
  • Eso sí, no hace falta cubrir toda la estancia con el papel pintado. En muchos casos, es suficiente utilizarlo en una sola pared. El papel nos ayudará a destacar la zona e incluso puede definir el uso y distribución de esta habitación.
  • El papel pintado puede colaborar en destacar elementos arquitectónicos interesantes en un entorno, como molduras o zócalos.
  • Lo más importante es implicar al cliente en la elección del papel pintado. Por su fuerza visual, puede cansar rápidamente a las personas que utilizan el espacio. Por esta razón, debemos asegurarnos que el cliente está seguro con la elección que hagamos.

 

También te recomendamos la lectura de esta guía gratuita en PDF para seguir leyendo sobre este tema:

New Call-to-action