Según su definición, una ventana constituye la “obertura practicada a cierta altura del suelo en un muro o pared que sirve para proporcionar luz y ventilación en el interior de un edificio; generalmente consta de un marco fijo que queda ajustado y asegurado en el hueco de albañilería, y de una o varias hojas, fijas o móviles, en las que se inserta el acristalamiento”.

A partir de este concepto, este elemento arquitectónico ha ido evolucionando para ofrecer vertientes y distintos acabados estéticos que pueden llegar a definir incluso el propio edificio.

ventanas interiores

The Black Box. Proyecto de Neri&Hu and Design Republic Office. Fotografía: Derryck Menere

 

Tipos de ventanas interiores según sus características y aplicaciones

Existen distintas particularidades que definen las ventanas interiores, desde su sistema de apertura, su perfil, el tipo de cristal, forma, material… etc.

Basándonos en el mecanismo o forma de obertura, podemos encontrar  desde las más habituales, batientes o correderas, hasta otras más complejas como las oscilo-batientes o pivotantes. Dependiendo del uso que se les quiera dar y de si priorizamos funcionalidad o estética, se seleccionará la más adecuada.

En la actualidad encontramos aplicaciones donde se usa fundamentalmente como elemento decorativo. Es el caso del “Rabbit Hole Organic Tea Bar”, proyecto realizado por Matt Woods Design. En él combinan materiales originales del local con la reinvención a estilos más contemporáneos: suelos de cemento pulido, baldosas tradicionales y paredes de ladrillo que se asocian para crear un ambiente realmente atractivo. En esta línea cuentan con un conjunto de grandes ventanas interiores y puertas, destacando los distintos tipos de aberturas y combinando las carpinterías, en blanco en el interior y en negro en las aplicaciones en fachada.

ventanas interiores

Rabbit Hole Organic Tea Bar, en Redfern, Australia. Proyecto de Matt Woods Design

Un elemento destacable en el proyecto son las ventanas pivotantes, con su mecanismo diseñado al detalle y sus trabajadas carpinterías y composiciones de cristales. Sus texturas se expanden en las paredes adyacentes a modo de paneles y revestimientos verticales, quedando integradas estéticamente en las divisiones perimetrales.

ventanas interiores

Ventana pivotantes. Rabbit Hole Organic Tea Bar, en Redfern, Australia. Proyecto de Matt Woods Design

En el mismo establecimiento, las “ventanas de guillotina” complementan la  mezcla entre el vintage y lo contemporáneo y nuevo de este proyecto, con un curioso sistema de cortinas que cubre dos tercios de la ventana, dejando siempre visible la hoja fija superior.

ventanas interiores

Rabbit Hole Organic Tea Bar, en Redfern, Australia. Proyecto de Matt Woods Design

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

Descarga la guía: Tendencias estéticas para Retail y Hostelería

Esta cafetería, situada en la isla volcánica de Jeju (Corea del Sur), se diseñó siguiendo la premisa de integrarse totalmente en el entorno natural. Se trata de una caja, con todo su perímetro compuesto por cristales reflectantes que muestran y multiplican el océano. Concebidas como grandes puertas, las ventanas interiores diseñadas con finos marcos en acero de color negro, con sistema pivotante, permiten su obertura en secuencia. Y aumentan la ligereza visual.

ventanas interiores

Monsant Café-Proyecto de Platform_a Foto Yoon Joonhawn

ventanas interiores

Monsant Café. Proyecto de Platform_a. Fotografía: Yoon Joonhawn

En el ámbito residencial, está muy pensada la optimización de la entrada de luz en las viviendas, por lo que la mejor solución es aportar grandes vidrieras, sin marco.

Se pueden encontrar incluso sistemas curiosos como el proyecto de la “Casa de Peter” realizado por Craig Steely en San Francisco, en el que se incluyen exclusivas ventanas pivotantes circulares, ubicadas en las grandes cristaleras, más conocidas como “muro cortina” o sistema de fachada auto-portante en vidrio.

ventanas interiores

Peter’s House, San Francisco. Proyecto de Craig Steely Architecture. Fotografía: Bruce Damonte

ventanas interiores

Peter’s House, San Francisco. Proyecto de Craig Steely Architecture. Fotografía: Bruce Damonte

Una alternativa totalmente opuesta, es el uso de gran cantidad de aberturas, de formato más pequeño. El proyecto del Hotel Boutique The Waterhouse, en el que apenas se encuentran dos ventanas interiores iguales, es un ejemplo. En esta composición los protagonistas son los distintos materiales usados y aplicados en algunas de ellas. En los cerramientos que ayudan a complementar su estética y funcionalidad, a la vez que  filtran la entrada de luz. Se genera un caos ordenado muy peculiar que destaca gracias a la fachada blanca y neutra.

ventanas interiores

Hotel Boutique The Waterhouse, en South Bund. Proyecto de Neri & Hu Design and Research Office

ventanas interiores

Hotel Boutique The Waterhouse, en South Bund. Proyecto de Neri & Hu Design and Research Office

En su versión más pura, la ventana fija, puede determinar un edificio. Es el caso de este Showroom de Camper, donde las ventanas se crean a partir de los huecos en fachada, con formas geométricas rectas, en vertical pero asimétricas, y en combinación con la a aplicación de cristales con un fino marco negro y aberturas incluso sin vidrios. Cabe destacar el uso de ladrillos y maderas con múltiples acabados.

ventanas interiores

Camper Showroom-Neri-Hu_Fotografía: Shen-Zhonghai

La otra cara del Showroom, es un espectacular frente abierto, que usa el color corporativo de la marca para enfatizar los muros y perfiles recortados (normalmente nunca vistos). Se pueden visualizar gracias a la ausencia de la habitual fachada opaca, aportándole una personalidad única.

ventanas interiores

Camper Showroom-Neri-Hu_Fotografía: Shen Zhonghai

 

También te recomendamos la lectura de esta guía gratuita en PDF para seguir leyendo sobre este tema:

Guía gratuita Tendencias Retail Hostelería