Toda tienda, oficina u hotel necesita un mostrador para su correcto funcionamiento. Según el tipo de comercio el mostrador tendrá necesidades distintas: necesitará espacio de almacenamiento, mesa de manipulación o trabajo, conexiones,… pero en todos estos casos es muy importante que tenga la imagen adecuada ya que es una pieza tan fundamental en presencia como en funcionalidad, y requiere de coherencia con el proyecto tanto como la iluminación o el escaparate de la tienda.

mostrador tienda

Mostrador tienda Camper Fotografía: Felix Gerlach

Esta zona, ya sea de cobro o como punto de atención al cliente, debe seguir el mismo relato que el resto de intervenciones del espacio, y por tanto una continuidad en imagen y discurso de la marca y del interiorismo. El mostrador suele ser la última impresión que se lleva un cliente de una tienda, por este motivo es interesante cuidarse de hasta el último detalle.

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

New Call-to-action

Dependiendo de la tipología de local, suelen predominar un tipo u otro de mostradores, siendo en muchas ocasiones claros protagonistas del entorno.

Mostrador tienda: comercios de alimentación

En comercios de comestibles, los mostradores suelen ser vitrinas de cristal en su totalidad o con cristal combinado con otro material como la madera o el metal.

Como su palabra indica, se trata de mostrar claramente el producto y aprovechar el punto de venta como espacio de exposición. En muchas ocasiones la totalidad del local (zona para el público) es el mostrador, complementado en ocasiones por zonas de mesas.

mostrador tienda

Panaderia Pancomido Madrid. Proyecto: Lucas y Hernández Gil

Un aspecto muy importante en estos puntos de venta es la iluminación ya que su propósito principal es mostrar el producto de la mejor forma. Un buen ejemplo lo encontramos en la combinación de diferentes mostradores de aspecto industrial, inspirados en los carros de los obradores, de la panadería Turris realizada por el estudio Tarruella Trenchs.

Se complementan con unas grandes luminarias también de este estilo.

mostrador tienda

Turris. Proyecto: Tarruella Trench. Fotografia: Salva Lopez

Mostrador tienda: integración o protagonismo

Si nos centramos en tiendas de moda y otros artículos como complementos, infantiles, etc. o también hoteles u oficinas, los mostradores suelen adquirir un cierto protagonismo.

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

New Call-to-action

El estudio Cirera y Espinet plasma la personalidad de las prendas de ropa de la diseñadora Maria Roch a la hora de realizar el interiorismo de su tienda. El espacio está diseñado con líneas sencillas y formas depuradas pero con una materialidad muy elegante. El mostrador-tienda se plantea como una pieza de arte de espejo que se dispone a lo largo de la tienda, consiguiendo una integración y reflexión del resto de la estancia en sus superficies.

mostrador tienda

Tienda Maria Roch Barcelona. Proyecto: Cirera Espinet

Otro ejemplo de mostrador “joya” para la recepción de un hotel, se basa en el juego de lleno y vacío, jugando al contraste con la ligereza del metal tubular con el frontal “macizo”, casi flotante.

mostrador tienda

Mostrador Hotel

En otras ocasiones, el mostrador sigue el mismo criterio que el resto de elementos expositivos de la tienda. Por ejemplo en este local que utiliza la chapa metálica doblada, el punto de cobro se convierte simplemente en un plano que se levanta del suelo a la altura deseada y óptima para atender a los clientes.

mostrador tienda

Tienda Escaparate Horizontal. Proyecto: Granada-Serrano y Baquero. Fotografía: Javier Callejas

Otra opción es utilizar recursos que comuniquen como elementos constructivos. Como es la tienda proyectada por la interiorista Elia Felices en la tienda de enmarcación ‘Cristina Prats’. La diseñadora utiliza los marcos para componer diferentes elementos que articulan la tienda, incluido el mostrador tienda. Éste es el resultado de una composición de tiras de molduras en diferentes texturas, formas y colores dispuestos de forma horizontal, consiguiendo un revestimiento único y exclusivo.

mostrador tienda

Tienda Cristina Prats. Proyecto: Elia Felices Interiorismo. Fotografía: Bernat Pérez de Tudela

En algunas ocasiones, las tiendas cuentan historias. Inspiradas en una idea central, toda la tienda se diseña siguiendo esa temática. En la tienda Moremoto, se crea todo un escenario inspirado en el motociclismo, el mostrador es una reinterpretación del concepto de gasolinera de carretera, realizada con neones y madera.

mostrador tienda

Moremoto Madrid. Proyecto: Stone designs

Otro ejemplo es la tienda de juguetes El Conte de la Pilar en la que un conjunto de arcos, formas curvas e iluminación Led crean un mundo de fantasía para los niños. El gran mostrador forma parte de esta historia y por tanto sigue el mismo lenguaje y materialidad, jugando también con la sobredimensión de los elementos.

mostrador tienda

Tienda El Conte de la Pilar. Proyecto: Elia Felices Interiorismo, Fotografía: Rafael Vargas

Casi cualquier elemento es susceptible de constituir un mostrador. Otro claro ejemplo se encuentra en el lobby del Hotel Chic&Basic, proyectado por Lagranja Design. Inspirado en los años 60, el mostrador está realizado con maletas antiguas apiladas, creando una composición que nos transporta a aquella época y que se vincula con los viajeros que llegan al hotel.

mostrador tienda

Chic&basic Hotel. Proyecto: La granja Design. Fotografía: Albert Font

 

También te recomendamos la lectura de esta guía gratuita en PDF para seguir leyendo sobre este tema:

New Call-to-action