El bilbaíno Jesús Garabieta lleva desde 1988 al frente del departamento creativo de Gastón y Daniela. Toda una vida vinculado a la histórica firma de textiles desde que, pese a haber estudiado Farmacia, empezara su vida profesional como aprendiz en una de las tiendas de la marca “doblando y girando telas que llegaban al almacén”.

Jesús Garabieta, Detailer

Jesús Garabieta, posando ante una camioneta, asegura que puede encontrar la inspiración en cualquier parte, “desde un museo a una bombilla

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

New Call-to-action

 

El romance de Jesús Garabieta con Gastón y Daniela fue una apuesta por ambas partes, que se ha consolidado en una fructífera relación. Una vez, eso sí, un joven Garabieta pasara por una prueba de fuego: nada menos que convencer a Guillermo Wakonigg de que debía formar parte del equipo. “Con Willy, hicimos click desde el minuto uno. Era una persona muy singular, con una personalidad desbordante. Willy o te adoraba y te incluía en su mundo, y ya no te separabas de él ni un minuto o no conectaba para nada. En nuestro caso, encajamos enseguida. Nos respetábamos y admirábamos con una infinita complejidad y hablando el mismo idioma. Eso sí, había discusiones creativas continuas, cuando le llevaba la contraria. Era una total relación de 24 horas al día. Para mi fue una experiencia irrepetible y que atesoro”, cuenta sobre su mentor.

Jesús Garabieta, Detailer

Nueva colección ‘Librería’ de Gastón y Daniela

Un trabajo que no se detiene nunca

Eso sí, corrían otros tiempos y el proceso de modernización de la firma que inició Wakonigg no se ha detenido. “El reto más importante de mi carrera ha sido ayudar a que la empresa se posicionara en el mercado de alta gama, con unas colecciones que han encontrado su hueco en el mercado”. Unas colecciones con más de 250 referencias anuales que salen de la cabeza del propio Jesús Garabieta, que pone como referencia de su trabajo los altos hornos de su infancia en su Bilbao natal. “De niño veía esa enorme llama saliendo de los hornos, no podía apagarse nunca porque era muy complicado volver a poner en marcha todo el proceso. Siento que mi trabajo en Gastón y Daniela es similar, un proceso continuo. Ya sea en el estudio, visitando fábricas o buscando inspiración, que la encuentras en cualquier parte: exposiciones, objetos curiosos, por supuesto, o revisando el gran catálogo de Gastón y Daniela. Lógicamente, hay que tener en cuenta que las ideas sean viables, hay que tener en mente con qué fábricas trabajamos y qué diferentes efectos se pueden obtener de cada una de nuestras fábricas en Lyon, en Milán, en Estambul”, cuenta Garabieta.

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

New Call-to-action

 

Solo el interiorista Lorenzo Castillo firma colecciones bajo el sello Gastón y Daniela, una colaboración que lleva ya varios años en marcha, con un catálogo anual propio. “Lorenzo Castillo es un gran decorador y con un conocimiento enciclopédico del uso de las telas en decoración. Se presentaba como el perfecto candidato para hacer una colección con él”.

Jesús Garabieta, Detailer

Una de las telas creadas en colaboración con el interiorista Lorenzo Castillo.

De igual importancia para el éxito de Gastón y Daniela es la labor de la distribución (siempre en exclusiva) que la firma realiza, son las llamadas “Colecciones Internacionales”, con las que la firma persigue dar respuesta a todas las demandas de un cliente que busca, ante todo, calidad: “Tratamos de que las colecciones que traemos funcionen como complementarias a las nuestras. Que aporten diseños o materiales que habitualmente no llevamos en la casa. Por ejemplo, es el caso de Rubelli, una firma veneciana que está especializada en brocados, damascos, sedas, es algo que sale mucho de nuestra línea. O en el caso de la seda, tenemos las colecciones de Jim Thompson, que proceden de Tailandia y aporta un colorido y un trabajo muy específico con ese material. La idea es que entre nuestra colección y las internacionales en Gastón y Daniela el cliente encuentre los principales estilos y tendencias en telas y papeles pintados, siempre con la mejor calidad y los referentes más reputados del mercado”, puntualiza el diseñador.

Jesús Garabieta, Detailer

Sobre estas líneas, varias telas de la colección Africalia de Gastón y Daniela.

Aunque se trata de una empresa centenaria, Gastón y Daniela puso en marcha varias estrategias que, más allá del diseño, le han permitido dar respuesta a las demandas actuales. Por un lado, el mencionado proceso de internacionalización, que se puso en marcha con la recesión a cuyo equipo Garabieta escucha con atención: “Estamos en contacto constante con el cliente internacional, aprendiendo qué se vende más en Estados Unidos, qué gusta más en Europa, etc. Aunque presentamos una colección única en todo el mundo y no la adaptamos a diferentes mercados, sí vemos que las preferencias cambian según el lugar. Este área es ahora mismo una de las grandes apuestas del equipo”. Por otro, Garabieta constata la aceleración del sector, que como sucede en el mundo de la moda, necesita renovarse y presentar novedades de manera casi constante. “Hay una gran avidez del mercado por cosas nuevas todo el tiempo. Intentamos dar respuesta a esa necesidad de la mejor forma posible. Ahora tratamos de presentar distintas referencias a lo largo del año para dar respuesta a esa aceleración de la demanda. Presentamos la colección; más tarde los papeles pintados y en septiembre lanzamos la colaboración con Lorenzo Castillo. Está claro que los días en que todo giraba en torno a una única cita al año (París) ya han quedado atrás”, contesta Garabieta, aunque sin un ápice de nostalgia por ello.

 

También te recomendamos la lectura de esta guía gratuita en PDF para seguir leyendo sobre este tema:

New Call-to-action