Los estudios de arquitectura a los que gusta innovar sin estridencias, encuentran en el vidrio el material ideal para lucir sofisticación de una obra moderna que aspira a trascender en el tiempo.

Por esto y mucho más, es uno de los materiales por excelencia de la arquitectura. Muy apreciado por los estudios que realizan todo tipo de proyectos, suele predominar su aplicación en fachada. Existen muchos recursos distintos para incluirlos en los diseños más actuales.

edificios de vidrio

SPG Headquarters. Proyecto: Giovanni Vaccarini Architetti. Foto: Adrien Buchet

Gracias a los avances tecnológicos se encuentran espectaculares intervenciones de vidrio en fachadas e interiores y ofrece una mayor resistencia, aunque principalmente contribuye a la eficiencia energética de los edificios.

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

New Call-to-action

 

Muchos proyectos han optado por una piel completa de vidrio creando una unidad estética en toda la fachada de la edificación. Ventanas y puertas (cuando se encuentran cerradas) quedan totalmente integradas en el plano fachada.

edificios de vidrio

The Crystak Cathedral. Proyecto: Philip Johnson. Foto: Flickr user Paul N.

Una de las características que diferencian al vidrio de otros materiales es su transparencia, con lo que este tipo de fachadas, dan lugar a la creación de unas estancias interiores realmente interesantes. El cristal en exterior se fusiona con el paisaje del entorno gracias a su efecto espejo que refleja sus alrededores. Aunque parezca un material opaco, es bien distinta la sensación en su interior.

En el caso de la ‘Catedral de Cristal’, su fachada compuesta de paneles de vidrio determina el interior al estar unidos por estructuras metálicas visibles. Aunque los perfiles distorsionen la visión, realmente la sensación es que el cielo envuelve el espacio. Además, de nuevo el vidrio cumple unas condiciones térmicas e influye en la filtración de la luz natural. Gracias a la transparencia intrínseca del material, también la percepción del espacio se ve afectada a lo largo del día.

edificios de vidrio

The Crystak Cathedral. Proyecto: Philip Johnson. Foto: Flickr user Paul N.

El vidrio es una buena opción para usar en la rehabilitación de edificios antiguos donde la intención sea preservar la estética original. En ocasiones se trata de añadir nuevos espacios modernizados. La gran virtud es conseguir una correcta integración con el resto de la construcción existente, dejando que casi no se vea la intervención, o de lo contrario optar por edificar anexos de gran imponencia.

edificios de vidrio

Shepherd’s Bush Road. Proyecto: Collaso Collins Architects. Foto: Eugene Codjoe

Es el caso del proyecto de Collado Collins Architects para esta nueva sede de oficinas instalada tras la rehabilitación de un edificio histórico. Una cúpula con una fina estructura en arco, a modo de caparazón, ofrece un cerramiento libre de columnas. A la vez permite la integración del acristalamiento y una mejor adaptación a la estructura existente, siguiendo coherentemente las formas de los edificios circundantes.

edificios de vidrio

Shepherd’s Bush Road. Proyecto: Collaso Collins Architects. Foto: Eugene Codjoe

En su interior, se da paso a una estética mucho más contemporánea de la que podría parecer al ver la fachada desde la calle, descubriendo una cubierta curva con oberturas geométricas que regulan el paso de la luz natural.

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

New Call-to-action

 

Edificios de vidrio, escondido dentro de otros edificios

Cuando se proyectan edificios, los arquitectos buscan nuevos recursos para sorprender con sus creaciones. El vidrio permite jugar con las transparencias y aportar un simbolismo sobre el concepto piel, que destaca sobre todo por su ligereza pese a la dureza de sus líneas rectas o volúmenes geométricos contundentes.

Si se unen varios volúmenes, resulta interesante la combinación de materiales. Es el caso de estas Oficinas en Zamora, proyecto de Alberto Campo Baeza. El edificio exterior se levanta (solo a modo de muro) con la misma piedra de la Catedral cercana.

edificios de vidrio

Zamora Offices. Proyecto: Alberto Campo Baeza. Foto: Javier Callejas Sevilla

Dentro de esta envoltura exterior, una caja totalmente de vidrio, destaca por el uso de piezas individuales de cristal de seis por tres metros, unidas entre ellas por un tipo de silicona estructural que permite minimizar las juntas.

edificios de vidrio

Zamora Offices. Proyecto: Alberto Campo Baeza. Foto: Javier Callejas Sevilla

Otras aplicaciones del vidrio se dan a modo de ladrillo o incluso de muro estructural. Sus versiones son múltiples y funcionan a la perfección.

edificios de vidrio

Optical Glass House. Proyecto: Hiroshi Nakamura y NAP. Foto: Koji Fuji Nacasa & Partners Inc

Es interesante subrayar las distintas percepciones que generan los edificios que tienen como protagonista el vidrio. En esta intervención de Hiroshi Nakamur, el vidrio sirve como piel para generar un espacio de pausa interior, antes de dar paso al edificio real, retirado unos metros hacia atrás. Así se permite una conexión con la calle, pero dentro de un entorno mínimamente aislado.

edificios de vidrio

Optical Glass House. Proyecto: Hiroshi Nakamura y NAP. Foto: Koji Fuji Nacasa & Partners Inc

Desde el exterior podría parecer la fachada del edificio, aunque nos distraen los árboles que se entrevén, gracias de nuevo a la transparencia del vidrio. En el espacio intermedio, la luz se dispersa de forma fluida, apoyando a la sensación de frescura que aporta la vegetación. Se crea un pequeño oasis particular dentro de la ciudad.

edificios de vidrio

Optical Glass House. Proyecto: Hiroshi Nakamura y NAP. Foto: Koji Fuji Nacasa & Partners Inc

 

También te recomendamos la lectura de esta guía gratuita en PDF para seguir leyendo sobre este tema:

New Call-to-action