Se podría pensar que la ausencia de detalle es lo que hace que la arquitectura sea minimalista. Pero es precisamente en los acabados donde luce la auténtica arquitectura minimalista. No se debe confundir detalle con motivo decorativo, que efectivamente no forma parte de un estilo minimalista. El tratamiento de los detalles es fundamental para lograr la percepción de un espacio minimalista.

arquitectura minimalista

Interior de The Feuerle Collection en Berlín ©Gilbert McCarragher

En la monografía de El Croquis 127 dedicada al máximo referente del minimalismo contemporáneo, John Pawson, el comisario Deyan Sudjic le pregunta hasta qué punto es importante la cuestión del detalle, y su respuesta textualmente es “En el tipo de trabajo que yo llevo a cabo, un detalle mal calculado –una proporción que te haga sentir incómodo, o algo tan simple como un interruptor mal situado,- puede comprometerlo todo.”

arquitectura minimalista

Sencillez y simplicidad versus minimalismo en la Life House de Pawson ©Gilbert McCarragher

Tampoco es sinónimo de minimalismo la sencillez, a la que no hay que confundir con la simplicidad. Para la arquitectura minimalista ambas parten de un espíritu de austeridad que dan lugar a una estética minimalista, pero siendo una manera de pensar acerca del espacio, no significa que los materiales con que se trabaje sean sencillos o baratos.

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

New Call-to-action

 

arquitectura minimalista

Los materiales como detalle de un proyecto de arquitectura minimalista ©Gilbert McCarragher

Las principales inquietudes de la arquitectura minimalista son las proporciones, las superficies y la forma en que se deja influir a la luz.

arquitectura minimalista

Restauración de la Capilla de Sant Moritz (Alemania) ©Hufton Crow

El ejercicio de la capilla de Sant Moritz lo muestra claramente: La ausencia de complementos y arte barroco típicos puede hacernos ver en la austeridad un espacio más sencillo, pero si nos acercamos a los detalles, para que la luz se tamizara como al autor de esta obra le parecía interesante, se aplicaron placas de Onix en las aperturas donde entra la luz natural y donde normalmente habría vidrieras de colores.

Cuando pensamos en minimalismo es inevitable acudir a una primera referencia de espacio amplio y blanco, de líneas rectas y aristas agresivas, y por supuesto ausente de objetos decorativos. Solemos asociar algunas proezas de ingeniería, como el de un voladizo de gran superficie sobresaliente en la casa de un acantilado, a este tipo de arquitectura. Pero este tipo de ejercicios cuando son meramente estéticos y se olvidan de la practicidad para el usuario, hace que no siempre formen parte de la original cultura minimalista y distan de las lecciones que importó el inglés John Pawson de sus vivencias en Japón y de trabajar con Shiro Kuramata. Incluso esta exhibición de minimalismo exacerbado ha sido calificado por Rem Koolhas como “Lo mínimo es lo máximo travestido”.

Si te interesa este tema, no te pierdas esta guía gratuita que puedes descargarte en PDF:

New Call-to-action

 

Por otro lado, lo que se interpretó como un tipo de interiorismo frío, ha sido criticado por su falta de calidez (esa idea de vivir en una galería de arte contemporáneo), pero según John Pawson ha sido mal interpretado. Para él la arquitectura minimalista no es un estilo, y su profesión trata de crear espacios confortables y adecuados para quienes lo usen. Se trata de acertar en lo que se incluye sin añadiduras, pero para Pawson no tiene porqué tender al uso de materiales sencillos o a un estilo de vida austero, sino que busca la sensualidad y lo esencial.

arquitectura minimalista

©Gilbert McCarragher

arquitectura minimalista

©Gilbert McCarragher

En ‘El Croquis’ dedicado a una de sus monografías se refiere al minimalismo cómo lo enunció el artista americano Donald Judd: “la expresión sencilla de un pensamiento complejo”.

arquitectura minimalista

Los arquitectos Lyndon Neri y Rossana Hu ©Andrew Rowat

Desde otra cultura lejos a la anglosajona, el estudio Neri & Hu desde China practica la arquitectura y el interiorismo con estética contemporánea y acudiendo muchas veces a una filosofía minimalista que se presta fácilmente al lujo. Se percibe por la calidad de los materiales y en ciertas filigranas, muchas veces sobre espacios robustos.

Su último proyecto, el Bei Space (sala de eventos de un restaurante en Beijing) trata de capitalizar toda la luz posible que se obtiene desde una única claraboya al sótano.

arquitectura minimalista

Interior del Bei Space Beijing ©Xia Zhi

Las piezas de mobiliario personalizadas, como las estaciones móviles de alimentos y bebidas, siguen el modelo de los carros tradicionales de vendedores ambulantes.

arquitectura minimalista

Minimalismo en las piezas y parecedes del Bei Space ©Xia Zhi

Las paredes se han construido de ladrillos de vidrio fundido dispuestos en un patrón de enlace de ladrillo típico. Cada ladrillo se ha colocado cuidadosamente pieza por pieza, y se ata estructuralmente a un sistema de pared vertical.

arquitectura minimalista

El muro de ladrillos de vidrio en el Bei Space Beijing ©Xia Zhi

El material permite que toda la luz natural penetre profundamente en el espacio mientras que solo ofrece vistas oscuras, para mantener niveles de privacidad.

La búsqueda de una escenografía que imite lo etéreo es una vía de minimalismo que suele ser costosa en materiales. En conclusión algo sí está muy claro, y es que tanto en la austeridad como en el lujo, el dominio de la luz es el detalle imprescindible.

 

También te recomendamos la lectura de esta guía gratuita en PDF para seguir leyendo sobre este tema:

New Call-to-action